Diabetes y su relacion con la enfermedad periodontal

Publicación de Dr. FREDY GARRIDO sobre Odontología y Estomatología - 28 de junio de 2016

Añadir un comentario

Dr. FREDY GARRIDO Enfermedad periodontal y diabetes: evidencias de asociación



La diabetes mellitus es una enfermedad causada por un déficit absoluto o relativo de insulina. La insulina ejerce su acción favoreciendo la captación de la glucosa, los aminoácidos y el potasio por parte de las células, la síntesis proteica, la de triglicéridos, la regulación del metabolismo del glucógeno, y más diferida estimula la producción enzimática. El principal efecto adverso que tiene el déficit de insulina es el incremento de la glucosa en sangre circulante (hiperglucemia), ya que ésta será incapaz de penetrar en las células, lo que unido a las alteraciones metabólicas derivadas de su déficit darán lugar a la diabetes.

La patología oral asociada de manera más estrecha a la diabetes son las enfermedades periodontales (sexta complicación más importante). Los pacientes diabéticos tienen 4,2 veces más de posibilidades de desarrollar una periodontitis que los que no la padecen. De ahí la importancia de que los dentistas conozcan a fondo el tema.

En la actualidad la diabetes comienza a tener caracteres de epidemia en el mundo occidental. En España la padecen el 12% de la población, y se espera que en el transcurso de 15 años el número de enfermos se duplique, además numerosas personas desconocen que padecen la enfermedad. La consecuencia es que la incidencia actual y futura de la enfermedad en las clínicas dentales es elevadísima

Se sospecha que un paciente es diabético cuando la glucemia supere los 140 mg/dl (límites normales 80-110 mg/dl.) El diagnóstico de certeza se debe hacer con una prueba de tolerancia a la glucosa (control aceptable en los límites 100-180 mg/dl, si superara los 200 mg/dl se debe considerar el diagnóstico de diabetes). El control eficaz cada 3-6 meses se debe llevar a cabo mediante la hemoglobina glicosilada (HbA1c); hasta un 6-8% se considera “control suficiente”). Desde el punto de vista terapéutico suele imponerse la reducción del peso corporal, la dieta con control de glúcidos y el uso de la insulina desde un primer momento en diabéticos tipo1, y los antidiabéticos orales en los tipo 2.

La mayor parte de destrucción del tejido conectivo que tiene lugar en la periodontitis es debida a la interacción de las bacterias periodontopatógenas y sus productos con las células inmunocompetentes y los fibroblastos al provocar la activación y secreción local de mediadores de la inflamación con carácter catabólico, principalmente IL-1b, PGE2, TNF-a e IL-6 (38).

El mecanismo biológico aceptado en la actualidad que intenta explicar el porqué de que los pacientes diabéticos presenten periodontitis más severas defiende, por un lado que la acumulación de AGEs afectaría la migración y la fagocitosis tanto de polimorfonucleares como de mononucleares, resultando en el establecimiento de una flora subgingival que por maduración se irá transformando en predominantemente anaerobia gramnegativa. Esto va a desencadenar la secreción de mediadores solubles que mediarán la destrucción del tejido conectivo y la reabsorción ósea, y el establecimiento de un estado de resistencia de los tejidos frente a la insulina. Simultáneamente por otro lado, la infección periodontal también inducirá a un estado de resistencia de los tejidos frente a la insulina contribuyendo a la hiperglucemia y consecuentemente a la acumulación de AGEs.

La relación que se establece entre diabetes mellitus y periodontitis, por tanto es bidireccional resultando en una mayor severidad de la periodontitis y una mayor dificultad para controlar los niveles de glucosa en sangre en pacientes diabéticos.

Hay una serie de lesiones orales que se observan con gran frecuencia y reiteración en la diabetes, relacionadas con el retardo en la cicatrización de las heridas y la tendencia a padecer infecciones. Pero si alguna patología oral se ha asociado de una manera más estrecha a la diabetes en los últimos tiempos son las enfermedades periodontales.

28 de junio de 2016   Tema: Odontología y Estomatología   Comentar