Cirugía de tobillo

Dirección no encontrada
Ej: Dirección de tu casa o trabajo

Dirección no encontrada

     

¿Qué es cirugía de tobillo?

Cirugía de tobillo

Roturas de tobillo, causas y recuperación

Las lesiones o fracturas de tobillo pueden requerir una intervención quirúrgica en función de su gravedad y de otros factores que el traumatólogo tomará en consideración en cada caso.

Dentro de las causas más comunes podemos citar los accidentes, por ejemplo un esguince al resbalar, automovilísticos, las caídas desde una cierta altura, torsión por la práctica deportiva u otras actividades de ocio y lesiones por arma de fuego.

La fractura de tobillo también puede ocurrir por el ejercicio de violencia directa sobre la zona o, de forma indirecta, como lesión concomitante de la rotura de la pierna.

Qué es la fractura de tobillo, tipos y cuándo operar

Una fractura de tobillo supone la rotura de uno o varios de los huesos de esta parte de la anatomía, la articulación que une el pie y la pierna. Son fracturas que pueden ser parciales o completas, y producirse en uno o ambos lados del mismo.

En un primer momento, estas fracturas se deben valorar a través de una radiografía del tobillo dañado para determinar el alcance de la lesión. Es importante valorar su aspecto para valorar el estado general, saber qué huesos se rompieron o hasta qué punto se desplazaron.

Por un lado, existen distintos tipos de fractura de tobillo, y algunas de ellas exigen cirugía, y por otra el especialista en traumatología tomará una decisión en función de lo observado a través de la radiografía, aunque en algunos casos es difícil hacerlo y se comenzará con un tratamiento más conservador para valorar la evolución.

De forma general, puede afirmarse que la decisión de operar depende tanto del tipo de rotura como de su estado, según se observe en la radiografía.

¿Cuándo se requiere la cirugía de tobillo?

Pueden requerir cirugía en casos como los siguientes:

  • Cuando los huesos están desplazados
  • Si se trata de una fractura que se extiende hasta el interior de la articulación
  • Si hay rotura de tendones o ligamentos.

Toda información relevante que proporcione la radiografía, en suma, ayudará a determinar el tratamiento necesario.

Alternativas a la cirugía de tobillo

Si no se estima necesaria la cirugía, las opciones de tratamiento pueden ir desde la elevación y colocación de hielo cuando se observa hinchazón hasta el entablillado y guardar reposo.

También es importante no soportar peso, entendido como un tipo de reposo, que puede guardarse más fácilmente si se cuenta con un muletas, sillas de ruedas o andadores. De hecho, estos accesorios son muy útiles no solo para evitar cargar con peso sino también para evitar que el tobillo soporte el propio peso del cuerpo durante varios días, semanas o incluso meses, según estime el médico.

Otras alternativas, muchas de ellas complementarias, consisten en inmovilizar con yeso o mediante soluciones ortopédicas. A diferencia de las botas ortopédicas, que pueden quitarse y ponerse cada vez que sea necesario, el yeso no permite hacerlo, con los inconvenientes que ello supone.

Las anteriores son soluciones que no requieren realizar una cirugía, pero no siempre es posible evitarla, lógicamente. Estará aconsejado intervenir si el médico considera que la curación va a ser mejor con cirugía o que ésta facilitará la recuperación. En estos casos, si bien por un lado la recuperación será mejor gracias al sometimiento a una intervención, por otro hay que tener en cuenta que ésta solo se consolidará cuando pase un tiempo.

Un periodo de tiempo en el que, por lo general, se precisará de reposo y, en muchos casos, también de ejercicios de rehabilitación que en algunos casos debe iniciarse inmediatamente después de la cirugía.

Prótesis y piezas de soporte en la cirugía de tobillo

Las cirugías pueden necesitar prótesis o piezas de soporte, como el uso de piezas de metal o placas que ayuden a mantener los huesos y enlazar los huesos rotos, cuya colocación será tanto temporal como permanente, en función de cada caso.

La prótesis de tobillo, por ejemplo, es una terapia que ha demostrado eficacia en casos de desgaste de la parte superior de la articulación del tobillo por artrosis. Ya sea de forma congénita o adquirida, dicha condición suele venir acompañada de un mal alineamiento del tobillo congénito que también debe corregirse.

Recuperación de la lesión de tobillo

Como se ha apuntado, la recuperación conlleva su tiempo y variará también en función de cada tipo de operación y perfil del paciente. La mayoría de las ocasiones se necesitan en torno a mes y medio o dos meses para una recuperación completa, salvo complicaciones. Puede ser necesaria la rehabilitación, o la intervención del fisioterapeuta con un tratamiento post-quirúrgico.

Sea como fuere, habremos de seguir las indicaciones del especialista en cirugía ortopédica y traumatología, a partir del avance observado en radiografías que se tomarán de forma regular con el fin de ver cómo está sanando el tobillo.

En definitiva, más allá de las primeras previsiones, será el resultado de estas observaciones las que, en última instancia, servirán al médico para ir tomando decisiones y, finalmente, hacer saber al paciente cuándo puede volver a hacer vida normal.

Preguntas sobre cirugía de tobillo

Añadir pregunta
Publicidad
Publicidad